Fast Fashion: cómo crear tendencia basada en el cliente?

Cada vez son más las marcas del mundo de la indumentaria que se suman a la  tendencia de cambiar sus colecciones más a menudo, ¿cómo hacen y en qué se basan? Te lo contamos en nuestra nota.

En el mes de julio asistimos a una charla realizada durante las jornadas del Encuentro Latinoamericano de Diseño en la Universidad de Palermo por María Cecilia López Barrios, de la Universidad de Colombia, diseñadora textil y de modas. En ella nos contó sobre una tendencia que se aplica cada vez más en nuestra sociedad: el Fast Fashion.

¿Pero qué significa? Es una forma de crear y procesar la ropa de manera más rápida, acortando los tiempos de su producción. Hace años, la manera de comprar ropa no era como ahora, entonces se compraba cada par de meses, o cuando se necesitaba. Luego la moda cambió y se inventaron las colecciones para cada estación del año, que luego se unieron para crear las temporadas primavera-verano y otoño-invierno. Pero ahora esas distinciones casi no se ven, ya que el mercado cambió la manera de orientarse al cliente y, mediante el uso de complejos sistemas informáticos, identifica sus gustos y actúa en consecuencia. De esta manera, las prendas son diseñadas, fabricadas, distribuidas y vendidas con la misma rapidez con la que cambian nuestros gustos, generando la necesidad de comprar ropa nueva cada semana.

Estos sistemas informáticos  recopilan toda la información sobre el gusto de los consumidores. Por ejemplo, si un cliente usa una tarjeta de shopping, el sistema dice dónde compra, qué compra, qué modelo de ropa, qué talle, con qué frecuencia, etc. Las grandes marcas usan esta información para segmentar el mercado y el público al que apuntan.

López nos habla entonces del grupo Inditex y su modelo de gestión basado en la innovación, usado por marcas como Zara, Bershka, y muchos más, y nos explica su funcionamiento basado en 5 principios de valor:

-Variedad: no se consigue siempre la misma prenda.

-Manejo de Información: cómo se alimentan estas empresas? Ellas están pendientes sólo de lo que le gusta al consumidor: qué le gustó al cliente? Qué compró? Y cuántas veces? Qué edad tiene esta persona? Esta información no sólo la tiene la tienda donde se compró, se la envía a toda la cadena de producción y comercialización.

-Ceder: le encargan a otros su producción (como fábricas en otras partes del mundo), sin perder control de su empresa, manteniendo una comunicación constante con todas las partes involucradas en la producción.

-Velocidad: rápida respuesta. El proceso entre el diseño de la ropa y su producción toma aproximadamente 48 horas, basado en los gustos y ventas. Si una prenda en particular se vendió más que otras, esa es la que van a producir en más cantidad, asegurándose de poner ese producto en la tienda en menor tiempo.

-Súper servicios y pedido perfecto: la prenda producida va a ser empacada, transportada y ubicada en el mercado de manera rápida y eficiente.

Pero estas marcas también sacan su información no sólo de sus puntos de venta o servicios informáticos, también usan Street Vision, más las tendencias de otras casas de moda a nivel internacional.

Ahora que sabemos qué significa Fast Fashion, ¿cómo afecta este consumismo masivo a nuestro medio ambiente? Te lo contamos en la próxima nota!

Los comentarios están cerrados.