¿Cómo generar diseño con identidad nacional?

diseño-identidad-nacional

En un taller dictado por Andrea Castro en la Universidad de Palermo se habló de la historia del diseño de modas argentino, referentes, estilos y posibilidades para generar una identidad nacional que nos posicione aquí y en el mundo.

¿Cómo generar una identidad propia y diferenciar nuestra propuesta?

Claves, ideas y avances en el tema.

Con el nombre “Mucho más que una guarda pampa y un par de medias de red”, el taller apuntó a encontrar los referentes, posibles maneras de construir identidad e inspiración argentina y casos en el mundo donde han obtenido resultados efectivos.

Algunas preguntas que podríamos hacernos para empezar:

¿Por qué todas las vidrieras de Buenos Aires muestran lo mismo, pero internacionalmente hay muchas más tendencias?

¿Qué posibilidades y elementos podemos encontrar en nuestra cultura que nos diferencien y nos ubiquen como una propuesta especial en el mercado de la moda?

Aunque algunos sociólogos dicen que los argentinos no tenemos identidad lo cierto es que hay algunos hitos en nuestra historia que nos aportan los elementos necesarios para construir una propuesta única. La realidad hoy es que el 90% de las marcas copian lo que viene de afuera, exceptuando unos pocos referentes de identidad.

Ingresando a la historia de la moda en nuestro país podríamos esbozar un primer capítulo alrededor de 1810 donde los argentinos se vestían a la francesa.

El estilo neoclásico se empezó a usar en Francia después de la Revolución Francesa y se adoptó luego en Buenos Aires.

En esa época nuestra ahora populosa ciudad era una aldea donde convivían españolas, criollas (descendientes de españoles nacidos en América) e indígenas y se llevaban bien. Los indígenas intercambiaban con las damas sus tejidos por objetos de plata.

Inicialmente la indumentaria se importaba de Europa pero cuando empezaron los bloqueos en el puerto, a veces no llegaban mercaderías. Esto dio el marco para que se empezaran a fabricar textiles aquí. En esa época muchas mujeres usaban el rebozo (textiles mapuches) como mantilla.

Muchos viajeros de la época describían cómo se vestían las porteñas: elegantes, sobrecargadas y mezclando detalles ingleses, franceses y mapuches. La mezcla empezaba a sumar.

Después de la Revolución de Mayo hubo un cambio dado que todo lo español estaba prohibido. En 1820 había un 80% de negros que fueron luego aniquilados en las guerras.

El inmenso legado cultural de los indígenas no se conoce. La iconografía precolombina era muy rica. Hay un abanico de posibilidades identitarias que no se usan porque no se conocen. Los mapuches decían que la plata era las lágrimas de la luna que ellos guardaron para protegerlas.

Los ponchos mapuches, tehuelches y pampas eran tejidos artesanales realizados con mucho trabajo. El motivo fundamental de los mapuches era la araña.

En ese momento histórico Buenos Aires fue emisor de tendencias. Los ingleses se llevaron esas ideas y devinieron en los famosos ponchos ingleses.

Los gauchos usaban el pañuelo a lo campesino español o a lo pirata y tomaron el chiripá y el poncho de los indios, combinándolos  de esta manera y creando  un estilo particular.

Las damas porteñas usaban gigantescos peinetones de carey, una moda de Buenos Aires que duró 20 años y no se vio en ningún otro lugar del mundo. Los peinetones eran una especialidad en cuanto a su realización, quien los hacía era Miguel Mateos Masculino, llegaron a medir 1 a 1,20 mts. El Cabildo finalmente promulgó una ley marcando una prioridad en la circulación peatonal tendiente a solucionar los conflictos causados por los peinetones que al ser tan grandes generaban problemas, la prioridad era para la dama que venía a la derecha.

Luego vino la época de Rosas que al aliarse con Inglaterra trajo esa tendencia en indumentaria, las mujeres empezaron a usar corset y miriñaque y seguimos el estilo inglés hasta 1880. De 1880 a 1920 en cambio miramos a Francia en cuanto a moda y estilo.

Luego vino la época de Rosas que al aliarse con Inglaterra trajo la moda  del uso del corset y miriñaque.  Las mujeres  siguieron esa tendencia inglesa  en indumentaria  hasta 1880. Desde entonces y hasta 1920 en cambio, empezamos a mirar a Francia en cuanto a moda y estilo.

Entretanto Buenos Aires evolucionaba, en los patios de los conventillos se mezclan los inmigrantes y nace el tango. El traje canyengue con el cual se bailaba era un traje ajustadito y con pañuelo al cuello para los hombres.

Otro gran hito en la indumentaria argentina fue Eva Perón que irradió moda. Todos la querían copiar y aún hoy es un referente icónico de lo que es Argentina en el mundo. El poder que tenía lo mostraba en su atuendo vistiendo como una princesa, llena de joyas. Se vestía en Dior y Givenchy principalmente y de este modo los argentinos seguimos mirando a Europa, perdiendo una gran oportunidad de imponer una identidad nacional en indumentaria.

En los años 60 se vino la revolución cultural: el rock nacional, el posicionamiento cultural artístico pop, que  generó una crítica tremenda a la clase top. El diseño con identidad tuvo su momento. Rosa Bailón fue en los 60 un personaje célebre de Buenos Aires, tanto como su boutique, Madame Frou Frou, que desde la Galería del Este emitía tendencias. Hoy, un premio destinado a jóvenes diseñadores lleva su nombre en su honor.

Dalila, con sus estampados y plataformas, fue becada a Estados Unidos. Mary Tapia, un antecedente de Churba, descubrió el barracán y los tejidos del norte. Aprendió la técnica y empezó a diseñar todo en barracán. Al principio fue un éxito y luego sucedió  que sus creaciones se valorizaron  más en el exterior que localmente, y  vivió exportando. Siempre tuvo una impronta étnica. El Malba le hizo una retrospectiva recientemente por lo que  se percibe que hoy en día se está volviendo al legado de los 60 y 70, haciendo muestras de esos artistas.

En los 80 hay una explosión experimental, locura después de la dictadura. El estilo new romantic de Madonna era lo que usaba la gente.

En toda la historia de la indumentaria en Argentina encontramos varias oportunidades, elementos y estilos que pueden ser base para la construcción de una identidad nacional. En la próxima edición retomaremos el tema destacando los referentes actuales, lo que hizo Brasil y el camino que está tomando nuestro país para construir desde el diseño una identidad nacional.

Los comentarios están cerrados.