Crece la compra de indumentaria por internet

venta-indumentaria

Ropa, zapatos y carteras ocupan el séptimo lugar en el ranking de rubros comercializados a través de la web, pero su crecimiento supera notoriamente al de otros segmentos.

Según el último estudio de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), la categoría indumentaria y accesorios – que ocupa el séptimo puesto de los productos más vendidos a través de la web en nuestro país – movió 210 millones de pesos durante el 2010, un 40% más respecto del 2009.

“Es impresionante el crecimiento de la industria de la moda en Internet, una de las que más crece, y es probable que en un año la tienda online pelee el lugar a la venta directa”, avizora Omar G. Vigetti, gerente corporativo de comercio electrónico del Grupo Molino Cañuelas, aunque aclara que aún “se trata de un mercado incipiente en el que falta mucho por hacer y que necesita de más empresas que ofrecen productos”.

La tendencia presenta varias modalidades empresarias. Algunas marcas incorporaron el concepto de e-Store y si bien conservan su propia página web institucional, ofrecen la posibilidad de comprar y pagar online a través de soluciones de pago como MercadoPago, un servicio que compran a Mercado Libre, la mayor plataforma de negocios on line de América Latina.

Por otro lado, están quienes venden a través de redes sociales, especialmente diseñadores independientes de ropa, aros y collares artesanales, y los que lo hacen a través de sus plataformas con la posibilidad de desarrollar un emprendimiento más escalable, con soluciones de pagos incorporadas y acceso a gran tráfico de usuarios.

Las razones del crecimiento de la venta de indumentaria por web parecen devenir de la necesidad de un consumidor con poco tiempo libre y que prioriza la comodidad de tener ante si y sin moverse de su casa una amplia variedad de diseños y marcas, al tiempo que hasta puede encontrar mejores precios que en las tiendas reales.

No obstante, debido a la desventaja de no poder probarse las prendas y a que en el país no existen estándares de talles entre las diferentes marcas, entre los productos más requeridos están el calzado, la lencería, los accesorios como carteras, cintos y bijouterie. De todos modos, las empresas más exitosas son las que agudizan su ingenio y logran sortear hasta estas dificultades.

En la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, algunas tiendas on line suelen atender presencialmente dos veces por semana para que los clientes puedan pasar a ver el producto, o hay casos que venden sin que se prueben las prendas porque hacen un primer envío del producto gratis y si el comprador desea devolverlo o cambiarlo, debe hacerse cargo de ese segundo envío.

Para Hila, la titular de la store de lencería MySweet que aplica este tipo de estrategias, lo asombroso es que tuvo clientes “que viven a 3 cuadras de donde me proveo de los productos, y personas que viven en pleno Palermo, rodeado de locales de indumentaria”. Para ella, está claro que eligen comprar por Internet por comodidad.
No obstante, este mercado tiene un 50% de compradores en la Capital y el otro 50% diseminado por el país. Entre estos últimos, suelen elegir los productos que no llegan a las tiendas reales o aquellos que lo hacen pero con precios recargados a punto tal que al consumidor le conviene comprarlo por web y hasta pagar los 40 pesos de envío. Así lo explica a BAE, la Directora Ejecutiva de la CACE, Lorena Diaz Quijano, quien a su vez detalla que “en el país la venta on line se está afianzando recién este año, un proceso lógico dado que Internet estalló aquí a partir del 2005 cuando salimos de la crisis”. Fue en ese momento cuando las mujeres empezaron a navegar más y con ellas a crecer el comercio de indumentaria online. Igual, que las apariencias no engañen. Según Díaz Quijano, “el hombre consume muchísima moda por Internet, hasta quizás más que las mujeres”.

Claves del éxito de una tienda online

– Tener buena reputación del sitio vendedor
– Inventar alternativas no convencionales: si no se tiene un comercio físico, ofrecer una vez por semana un punto de encuentro para que los compradores puedan probarse los productos.

– Desarrollar recursos especializados para atender rápidamente las dudas de los clientes

– Tener diferentes opciones de pago

– Establecer políticas claras de cambio y devolución

– Implementar un sistema de envío eficaz que permita vender en el interior del país, un gran mercado a donde sólo llegan ciertos productos por web

Fuente: Buenos Aires Económico

Los comentarios están cerrados.