El impacto de las restricciones a la importación

Menos importación, precios más altos y dificultades para conseguir insumos: analizamos cuáles son las repercusiones de las trabas a la importación para la Industria Textil.

La consultora Investigaciones Económicas Sectoriales (IES) dio a conocer recientemente un informe donde revelan los efectos de las restricciones a la importación para el sector textil. De él se deduce que han provocado el encarecimiento de la ropa en el mercado local.

«En un mercado tan protegido como el de las confecciones, los empresarios locales no tienen incentivos para invertir y producir más. Al tener un mercado cautivo, lo que se ha venido dando es un incremento de los precios», dijo Alejandro Ovando, director de la consultora.

El informe muestra que en los primeros cuatro meses de 2012 las importaciones de ropa sumaron 133,8 millones de dólares, es decir, 12% menos que en el mismo período del año pasado. A la vez, se observó un ligero aumento en las exportaciones, lo que permitió reducir el déficit comercial de indumentaria de US$ 124 millones a 102 millones. Por otro lado, los voceros de la industria dicen que el encarecimiento de la ropa no se relaciona con las dificultades para importar ese tipo de productos, sino que con la suba generalizada de los precios.

Son muchos los mecanismos que se emplean para limitar el ingreso de textiles extranjeros al país: elevados derechos de importación, licencias no automáticas (LNA), denuncias por dumping (la mayoría de las cuales se han presentado contra China, principal exportador de ropa a nivel mundial); y en los últimos meses, estas trabas se han endurecido, afectando al consumidor, que tiene que asumir el costo y pagar precios más elevados.

Las cifras muestran que los precios de la ropa han subido más que los de la economía en general. Por ejemplo, entre abril de 2011 y abril de 2012 el índice de precios al consumidor de Santa Fe, San Luis y Mendoza  aumentó más del 23%.

No se puede negar que gracias a la menor cantidad de importaciones, la producción nacional está en aumento, pero hay otras cuestiones a considerar. Andrea Lippi, directora de Mundo Textil, en la editorial de mayo hace hincapié en que las trabas parecen obviar que “hay insumos y maquinarias que no se fabrican en nuestro país y que son vitales para la producción”, pidiendo que se considere a la industria textil como un equipo compuesto de “eslabones distintos, que en su conjunto generan un producto final que es la indumentaria.” Según ella, “los inconvenientes surgidos en la importación de maquinarias e insumos no hacen sino ir en contra de los principios que intentamos sostener: la producción local en volumen y calidad internacional”. Hay que apostar por la inversión, el desarrollo de una industria y del país todo.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1482820-la-ropa-mas-protegida-y-mas-cara

Los comentarios están cerrados.