El negocio de la moda: oportunidades y necesidades

franquicias-en-mexico-lolita-e1382378324582La complejidad cada vez mayor del sistema de la moda y de sus empresas ha hecho inevitable la necesidad de un modelo de gestión específico. Ha crecido mucho a nivel internacional la industria de la moda en todas sus instancias y niveles, desde donde consechan el algodón hasta que venden la prenda. Así se ha ido posicionando hasta llegar a ser el tercer sector más importante en cuanto a la generación de trabajo. La actual situación pone más de manifiesto la necesidad de trabajar profesionalmente, incluyendo una mayor demanda de especialización.

Se necesitan directivos capaces de captar las señales y oscilaciones del sector, que muchas veces no son claras. Se ve cada vez más frecuentemente que las marcas internacionales adaptan sus colecciones a las características de cada mercado. Zara no es igual en Nueva York, Madrid o Buenos Aires.

El mercado de la moda es un sector de alto dinamismo y super velocidad: viajamos para ver tendencias, empezamos con la colección, vendemos productos de la colección anterior para generar el dinero  para la actual. Corremos en todo el calendario.

Es necesario desarrollar al máximo las aptitudes para la comunicación, dado que cuando nos vestimos estamos comunicando algo. Hay que estar despiertos a las señales débiles del sector, a través del coolhunting se estudian grupos humanos para ir viendo las tendencias incipientes, los observatorios de tendencias son una buena fuente de información.

En una empresa de la industria de la moda que quiera prosperar hay que fomentar la cultura de la creatividad, ya que se trata de un sector de innovación continua. Siempre hay que acomodarse al macroentorno, estamos muy afectados por factores como las crisis, recortes en las importaciones, problemas del tipo de cambio, etc.

El cambio es permanente: hay distintas telas de verano a invierno, cambio de colores por uso y ocasión y hay otro cambio para forzar la obsolescencia de los productos, no podemos pasar ninguno por alto si queremos aprovechar todas las oportunidades.

El ciclo de la moda empieza con la moda emergente, dependiendo de una diversidad de circunstancias el nuevo estilo se incorpora más rapido o más lento, primero los líderes de opinión, se empieza a difundir  más masivamente y se llega a la máxima popularidad y difusión, luego viene el declive. Esto pasa en general pero hay productos que continuan: los básicos, los clásicos. En algunas prendas se trabaja para que no quede obsoleto, apelamos a la creatividad para ir modificándolo. Un buen ejemplo es el denim que se va renovando con distintos cortes, tonos o terminaciones.

Una empresa puede tener muchos productos que tienen que ver con el comportamiento tipico de moda y otros que no tanto. Las corridas son parte de la complejidad del negocio de la moda, hay un tiempo muy limitado desde el lanzamiento de la colección para vender con el precio más elevado, luego se va bajando en distintas instancias.

En la próxima edición nos adentraremos en el mundo de los emprendimientos de moda y la caza de las tendencias, temas que también se desarrollaron en el mencionado evento.

Los comentarios están cerrados.