Claves de los emprendimientos de moda

claves-modaEn nuestra edición anterior realizamos una nota sobre el negocio de la moda y sus complejidades, a partir de una charla realizada en la Universidad de Palermo.  Con la misma base en esta ocasión vamos a adentrarnos en el mundo del negocio de la moda y la comercialización.

Lo primero que hay que tener en cuenta para generar un negocio que se pueda sustentar en el tiempo es el vector producto clientes. Frecuentemente ocurre que hay ideas divinas pero los clientes no perciben la diferenciación que le imprimió el creador o emprendedor. Antes de arrancar con el negocio hay que pensar si el concepto tendrá la cantidad mínima de clientes a los que interese y que tengan el dinero necesario para invertir en eso. Un cuidadoso análisis del target y la selección de uno redituable, tanto en cantidad de personas como en sus posibilidades de compra es básico.

Hay diseños maravillosos que no son vendibles. No es lo mismo la moda pasarela que el producto para la calle y aunque en la pasarela se pueda impresionar no hay que olvidar que a la hora de comprar el potencial de cliente piensa en qué ocasiones puede lucir una prenda y si no puede responder esa pregunta probablemente no se cierre la venta. No hay que perder de vista la perspectiva del cliente.

Si queremos lanzar una nueva marca o empresa en el sector de la moda, en la primera etapa hay que tener espíritu emprendedor y saber prepararse para lo que vendrá, probablemente habrá que dedicarle muchas horas al principio, la disponibilidad permanente es necesaria y la demanda de energía importante, así como poner el foco en aprender de los errores. Cuando empezamos a crecer hace falta incorporar competencias empresarias para poder liderar equipos de trabajo, delegar, comunicar como quiero que se hagan las cosas. El emprendedor a veces siente que si no está no se vende, tiene que ver con la dificultad de ver que otros pueden estar al mando del trabajo que uno generó y por eso las competencias gerenciales para el equipo de trabajo son fundamentales en las últimas instancias.

Para poder pasar de la oportunidad al modelo de negocios se necesita iniciar analizando cuáles son las oportunidades y las necesidades que hay en el mercado, confiar en una idea mágica puede ser peligroso, a veces las ideas no se convierten en un negocio.

Finalmente, se dice que para tener un negocio de moda hay que tener 10% de habilidad para el diseño y 90% de espíritu empresarial. Este último se vislumbra en actividades tales como buscar proveedores o salir a captar clientes, que son fundamentales para impulsar un nuevo negocio.

Todo nuevo negocio depende en cierta medida de la persistencia y del empuje del emprendedor, cerramos con una frase que nos mueve a la reflexión: Algunas personas sueñan con hacer grandes cosas, mientras otras están despiertas y las hacen”.

Los comentarios están cerrados.