El acabado de las telas

La tela pasa por muchos procesos, uno de ellos es el acabado, que aumenta su funcionalidad y le da un valor agregado.

El acabado de las telas es un proceso que se realiza para modificar su tacto, apariencia o comportamiento, ya que durante la hilatura, lavado y teñido las fibras van perdiendo sus ceras y grasas naturales.

En esta etapa se le dan los últimos toques a la tela, y la durabilidad se puede dividir en:

-acabado permanente: dura toda la vida de la prenda

-acabado durable: dura parte de la vida de la prenda

-acabado temporal: permanece en la prenda hasta que ésta se lava en agua o en seco

-acabado renovable: pueden renovarse en el hogar o en un servicio profesional de tintorería

Para empezar, hay una serie de acabados generales que se le realizan a la tela, a los que se le suman los acabados ácidos y estéticos, de los que hablaremos en el futuro. Sobre los primeros, se clasifican de la siguiente manera:

-Limpieza: es muy importante, ya que las fibras naturales crudas tienen engomados que hacen que la tela se haga más rígida y que interfieren en la absorción de líquidos, por lo que se debe desgomar antes de aplicar cualquier acabado. Además, las telas se ensucian durante el tisaje, por lo que deben limpiarse. Hay 3 tipos de limpieza: desgomado de la seda, descrudado del algodón, y lavado de la lana.

-Blanqueo: se usa para eliminar el coloreado de las telas. Debe realizarse con cuidado y controlando la tinta y la concentración de agentes reductores, ya que puede dañar el tejido.

– Carbonizado: Tratamiento de telas e hilos de lana con ácido sulfúrico, destruye la materia vegetal de la tela. Se hace también con la lana regenerada para eliminar cualquier celulosa que haya sido empleada en la tela original.  El carbonizado da mayor textura a las telas de lana.

– Mercerizado: Es la acción de la sosa cáustica sobre la tela, se usa  en el lino y algodón, y resulta en un aumento del lustre, el brillo y la suavidad. Provoca un encogimiento  del tejido de hasta un 25%; aumenta la resistencia y genera una mayor afinidad a los colorantes.

– Goseado: combustión de las protuberancias de las fibras en la superficie o extremos de la tela, que producen asperezas, reducen el brillo y hace que se forme pilling. El goseado es la primera operación de acabado en las telas de algodón que vayan a recibir tratamientos transparentes.

– Rasurado: se hace para eliminar las fibras sueltas o los extremos de los hilos, nudos y otros defectos similares. Luego se hace el cepillado, para limpiar la superficie de la tela.

– Calandrado: Es un acabado mecánico que se realiza en conjuntos de rodillos a través de los cuales pasa la tela. Hay varios tipos, el calandrado simple, el calandrado por fricción, el torculado, el calandrado de moaré y el gofrado. Más adelante lo describiremos en más detalle.

– Rameado: es una de loa operaciones finales, se hace para enderezar y secar las telas. Si la tela se introduce torcida en la rama, al sacarse quedará desviada de hilo (pata).

– Secado de bolsas: Las toallas y telas elásticas, como los tejidos de punto, no se secan con una rama sino con una secadora de zigzag, donde se hace sin tensión.

El acabado de las telas le da un alto valor agregado a las telas, además que le permite al diseñador o marca a diferenciarse del resto, creando prendas con acabados únicos, algo que el cliente siempre busca. En Tintorería Maldonado estamos comprometidos a elevar la calidad de los productos textiles adaptándonos permanentemente a las necesidades estéticas y funcionales de la moda en constante evolución. Mirá los diferentes tipos de acabados que realizamos y consultanos sobre el que mejor se adecúa a tu necesidad.

Fuente: http://www.edym.com/CD-tex/2p/tintura/cap15.htm

Los comentarios están cerrados.