Emprendedores de la industria textil II: 50 aniversario

Se sabe que los 90 fueron años de alto riesgo para la industria nacional y particularmente para el rubro textil. Con el panorama desalentador que surgía a su alrededor pero ya 30 años de historia que defender, como contábamos en la primera nota sobre los inicios de Tintorería Maldonado había que pensar soluciones estratégicas para salir adelante. Ya incorporado el nieto del fundador, Fernando,  en plena crisis de la industrial nacional, viajaron junto a Emilio a congresos y ferias para traer la primera máquina para teñir a alta temperatura del país.  Un recorrido por Italia y otros países, evaluando las innovaciones que darían mejor resultado les permitiría dar un salto muy grande en capacidad de producción y calidad que les permitió teñir todo tipo de fibras. Empezaron a probar distintas fibras y dibujos con la ayuda de Hernán Schultz, un especialista de gran experiencia en teñido de telas, que se incorporó también a la empresa. Así pudieron ser los únicos que teñían lana y acrílico en piezas.

Tintorería Maldonado se incorporó activamente al mercado de la moda, nicho cambiante y creativo que aprecia la personalización y la rapidez.  Presentaban el producto antes de que se pudiera importar porque importar requiere tiempo y los líderes del mercado de la moda siempre necesitan estar a la vanguardia. Se adaptaban a los pedidos de los clientes, teniendo en cuenta que viajan, encuentran novedades y quieren desarrollar innovaciones en sus colecciones, dedicándose a brindar un asesoramiento único, personalizado, para lograr cumplir sus pedidos hasta el más mínimo detalle.

Tintorería Maldonado se presentó en la Exposición Fibra 2001 ganando el primer premio en tejido de punto al teñido. El trabajo se realizó en conjunto con una tejeduría, asesorando sobre cómo tejer para que se pueda teñir de la manera deseada, logrando un tejido con distintas fibras para conseguir un teñido tricolor. La calidad y terminación de ese teñido determinó la obtención del premio.

Este tipo de proyecto da muchísimo trabajo pero a la vez constituye la parte más creativa y desafiante, implicando innovación, investigación y desarrollo. El espíritu de aceptar desafíos que era característico del fundador nunca se perdería en la empresa.

“El último capítulo en la historia de nuestra empresa en esta nota” 

Los comentarios están cerrados.