Emprendedores de la industria textil I: 50 aniversario

En este año 2013 Tintorería Maldonado cumple su 50 aniversario, un motivo para celebrar y para contar la historia de un emprendedor que en la búsqueda de la evolución constante y con el aporte de nuevas generaciones desarrolló un estilo de trabajo signado por la calidad. En esta nota contamos los inicios de la empresa y un estilo que se afianzaría con el tiempo.

Este relato podría comenzar en junio de 1963, cuando se constituyó Tintorería Maldonado pero en nuestro querido país formado en gran parte por inmigrantes emprendedores, plenos de ideas y energías para llevarlas a cabo, los proyectos son anteriores a los papeles que declaran la formalidad del inicio. La crónica parte de una persona, Emilio Sotelino, que empezó desarrollando su poder de negociación y habilidades en un estudio de abogacía y ya mayor decidió crear una empresa en el rubro textil. Proveniente de Galicia, llegó a Argentina a los 14 años, lo impulsó un afán de independencia e interés por enfrentar  desafíos.

Inicialmente generó un lavadero industrial que atendía hoteles y restaurantes. Con el tiempo la idea de la tintorería industrial empezó a perfilarse como una mejor opción, el hijo del fundador, con el mismo nombre del padre, empezó a trabajar mientras estudiaba ingeniería industrial y teñido de telas, aportando conocimientos e ideas. En 1963 la actividad de la empresa cambió formalmente a Tintorería industrial y los acontecimientos se fueron sucediendo.

Era la época del boom del nylon en Argentina, se habían creado algunas fábricas que se dedicaban la elaboración de ese hilado. En el mundo surgían los sweaters de banlon y Tintorería Maldonado trabajaría también en su teñido.

En 1968 un viaje de Emilio hijo a España y Francia fue determinante en el devenir de la empresa, trayendo a su regreso innovaciones tecnológicas que generarían un gran crecimiento y tomando a su cargo el área técnica. Tintorería Maldonado inició una etapa fundamental en su historia al incorporarse prácticamente una tintorería nueva, con la última tecnología que había. El nylon seguía en crecimiento, se empezó a usar para conjuntos deportivos y escolares y a mezclarse con algodón. Pasaron varias crisis del sector textil. Vivieron cambios de política, la destrucción de la industria nacional, la época de Menem. No obstante, la constante evolución técnica y productiva que llevaron adelante, siempre al tanto de las tendencias, buscando clientes que valoraran la calidad los puso a resguardo en las malas épocas.

2º parte de la historia de nuestra empresa.

“El último capítulo en la historia de nuestra empresa en esta nota” 

Los comentarios están cerrados.